PERIÓDICO UNO SEIS

Periodismo libre 2.0

Historia: LOS FANTASMAS DE LA ‘CASA DE TASTAS’ (Aranjuez)

Rescatamos del baúl de las leyendas un extraño suceso que tuvo lugar en la localidad madrileña de Aranjuez en la década de los 80. Lo que actualmente son las oficinas de la Sociedad Local del Suelo y la Vivienda (SAVIA) de la ciudad, en su día el edificio acogió a militares y voluntarios de la Cruz Roja. Muchos de ellos pudieron comprobar cómo lo imposible dejaba sus huellas en el mismo suelo. En el presente reportaje les relatamos, de forma literaria, los hechos que forman parte de una historia casi desconocida de este Real Sitio. 

©Texto: J. E. Cuerva y Redacción UNO SEIS // Fotografías: José Juan De Oro y Antonio González Parrilla cedidas a J. J. De O.

EL FANTASMA DE LA CASA DE TASTAS

El edificio, en 2005, antes de su rehabilitación actual

Al igual que no hay pueblo sin gentes, puede decirse que tampoco hay pueblo sin fantasmas. Este en particular se manifestaba en la llamada Casa de Tastas de Aranjuez allá en la década de los años ochenta. En esta época,la Casa funcionaba como sede de la Cruz Roja local, y era punto de guardia para sus militares, premilitares y voluntarios, así como lugar de reunión y cuarto de instrumentos para la banda de cornetas y tambores conocida con el mismo nombre de la entidad. 

Así era el lugar
El edificio se encontraba en la Calle Capitán, número 24. Era un pequeño patio de corrala distribuido entonces de la siguiente manera: en su planta baja, e inmediatamente a nuestra entrada,se encontraba un pasillo habilitado a modo de sala de espera. Había muy escaso mobiliario, que incluía un solitario banco donde se podía sentar la gente de frente a una puerta de madera pintada de blanco y toscamente acristalada. Detrás de esta puerta pasaba consulta por la mañana Don Luis el practicante. La habitación de la consulta no envidiaba mucho a la sala de espera en lo referente a muebles. Unos armarios pintados del mismo color de la puerta con recipientes metálicos llenos de algodón, varios pares de tijeras, pinzas y jeringuillas. Fuera de los armarios se hacía más patente, si cabe, lo justo de las instalaciones. Una camilla, un taburete metálico, una mesa con sendas sillas y un botijo de barro del cercano pueblo de Ocaña conformaban el conjunto de enseres tan necesarios para las consultas como para la puesta en práctica de los primeros auxilios.

Desde el pasillo se adivinaba la actividad de esta habitación, el trastero del instrumental, el paso de los militares de la Cruz Roja y el lamento de los chavalillos cuando el bueno de Luis practicaba su oficio;un oficio con el que, según sus propias palabras, no tuvo más remedio que, «para bien o para mal, conocer todos los culos de Aranjuez».

Este departamento concentraba el ochenta por ciento de la actividad de la Casa de Tastas.

Las otras dependencias no tenían tanto paso,o por lo menos, no tan tangible. De frente a la puerta de entrada, el final del pasillo se dividía. En su parte derecha se mantenía una escalera de grandes peldaños de madera desgastados por su centro. Desde esta, podía ascenderse al pasillo de la corrala. Entre esta escalera y la pared quedaba un hueco de no más de 1,20 metros de ancho y unos tres de largo. Al fondo se encontraba una pequeña puerta que daba acceso al patio de la corrala. Era pequeño, un tanto oscuro y silencioso. Su lateral izquierdo albergaba la cantina de la Cruz Roja,un pequeño local donde las pinturas de ‘Garcigabriel’ convivían con la humedad de la pared. Saliendo de la cantina al patio, se escuchaba el tintineo bronco de los alambres del tendedero del pasillo, oxidados y clavados en paralelo al pasamanos de la barandilla del primer piso. Era un sonido desagradable que obligaba a mirar hacia arriba y animaba a salir del patio cuanto antes…

Obras frente a la Casa de Tastas, 1994. (Foto: A. G. Parrilla)

En la década delos ochenta no quedaba ya ropa que tender en las viviendas de la Casa de Tastas. Es más, el término de vivienda se antojaba ya contradictorio, porque lo único que allí moraba era un pedazo de pasado que se hizo un hueco forzando el presente… 

Un relato de miedo
Las noches de guardia en la Casa de Tastas eran tranquilas hasta que unos inusuales acontecimientos comenzaron a inquietar a militares y músicos. Se escuchaban ruidos procedentes de una de las viviendas de arriba, se intuía movimiento… había alguien. Estos comentarios hacían muy poca gracia a los soldados de la guardia entrante.

-No puede ser… será algún gato que se ha colado por la ventana.
-Que no, que no; esos ruidos no puede hacerlos un gato, a mi me parecían pasos de hombre.
-¿Pasos de hombre?… Tú lo que quieres es meterme miedo y hacerme pasar una mala noche…

Y así fue. Nuestro protagonista no pudo dormir sugestionado por lo relatado por el compañero saliente. Efectivamente, algo se oía… e inequívocamente eran pasos; unos pasos que se le antojaban dificultosos y que parecían sonar más fuerte cada vez. La imaginación del soldado estaba desbocada, daba forma a multitud de horrores acechantes que en cualquier momento lo asaltarían y lo arrastrarían al piso de arriba entre sollozos y chirriantes risas. El miedo venció a la razón; el soldado salió a la calle y completó la guardia contando sus pasos por la acera de la Calle Capitán; así por lo menos no escuchaba los del piso de arriba.

Los hechos terminaron en boca de todos los soldados: las guardias se hacían cada vez más incómodas y los mandos terminaron por intervenir.

-En esta casa no hay nada- dijo muy seguro el sargento Vidal -. Es más, para olvidarnos del asunto subiremos esta tarde, aquí en la sede se guardan todas las llaves de las viviendas de arriba. Esa casa no se abre desde que murió su inquilina. Era una señora muy mayor… Recuerdo que le faltaba una pierna… andaba con muletas. 

A la tarde, el sargento subió con dos soldados y abrió la puerta no sin dificultad. La madera estaba hinchada y ofreció mucha resistencia y fue necesario que los dos soldados arrimaran el hombro literalmente. Parecía que la casa se esforzaba en ocultar su interior, los soldados sintieron que estaban forzando una voluntad, pero entraron… No había luz, y el sentido del olfato imperaba sobre el de la vista. El olor a apulgarado penetraba hasta el alma. Encendieron los mecheros. Tras el mortecino resplandor distinguieron muebles arruinados por la humedad, unas muletas apoyadas en la pared y, entre éstas, una zapatilla de las de andar por casa. En el centro de la habitación que servía de recibidor destacaba un gran bulto alargado cubierto con una sábana.

-¿Qué será esto tan grande? -preguntó en alto el sargento mirando a los soldados. De manera automática, dio un tirón a la sábana, dejando al descubierto un tambaleante y polvoriento Cristo crucificado. El polvo que desprendió la citada tela les hizo salir tosiendo y espetando:
-¡No me jodas! Si da hasta miedo el Cristo ese; ya no subo más aquí en la vida.

Cerró la puerta y bajaron las escaleras con el cuerpo descompuesto.
-¿Pero habéis visto la cara que tenía ese Cristo?, vamos… no me jodas, qué cara…
Los tres militares se miraron.
-¿Ha oído eso, sargento?
-¡Vaya si si lo he oído!
-¿Lo ve?, son pasos, joder, son pasos…
-Mira chaval – contestó a voces el sargento, intentando imponerse a su propio miedo -.¡¡Como esto sea una broma, os va a caer un paquete a los dos que no se os va a olvidar esto en la puta vida!! Vamos a ver quién es ese cabrón, porque lo que está haciendo esos ruidos es un tío, me juego este -señalándose el cuello con el pulgar -y no lo pierdo.
-Yo arriba no subo, sargento, no hasta que no se haga de día.
-Subís los dos conmigo pero ya, y se ha terminado la discusión; solo me faltaba que no atendiérais las órdenes…

Subieron al pasillo. Notaron una extraña brisa en la cara, los alambres del tendedero sonaban como lejanas campanas. Los pasos se oían al final del corredor. Al llegar frente a la puerta, la actividad cesó de repente, al igual que el tañido herrumbroso de los alambres del tendedero. Los militares no dijeron nada, pero querían correr fuera de allí, sus corazones se negaban a entrar, no querían enfrentarse a lo que estaba dentro, porque estaba, ¡vaya si estaba! El sargento gritó:

-Se te ha ido la bromita de las manos, chaval. Te has caído con todo el equipo, se ha acabado para ti la Cruz Roja.

El sargento no se creía a si mismo, pero algo había que decir, tenía que abrir la puerta y lo hizo mechero en mano. La luz de los encendedores duró muy poco: dos de ellos cayeron al suelo al comenzar la estrepitosa huida. Fue una chispa de tiempo suficientemente larga como para distinguir al Cristo perfectamente tapado con la sábana; junto a este, las muletas, y entre ellas, la zapatilla.

Buscando pruebas
El acontecimiento marco un antes y un después en las conversaciones de la cantina. Aunque el paso de los días enfrió los hechos, al sargento le resultaba incómodo despertar el recuerdo, hasta que un día, tuvo una idea y reunió a los soldados que meses atrás corrieron con él escaleras abajo…

-Vosotros visteis lo que yo vi -.afirmó el mando.
-Sí, mi sargento -.dijeron al unísono los soldados.
-Pues no sé vosotros, pero yo apenas duermo desde ese día… Parece que tengo el Cristo delante de la cama mirándome con sus ojos huecos… Quiero saber qué pasa exactamente en esa puta casa… Esta tarde voy a verter yeso por el pasillo de la corrala y en el piso de la vivienda y quiero que me ayudéis para terminar cuanto antes…

Cinco minutos antes de la hora convenida, el sargento esperaba nervioso con un saco de yeso blanco entre los pies, encendía un cigarro tras otro mientras interrogaba su reloj. Por la esquina de la farmacia (que aún hoy hace esquina con Calle Real) apareció uno de los soldados:

-¿Y tu compañero? -preguntó.
-He ido a buscarle y me ha dicho que se encuentra indispuesto.
-¡Sí! Ya me conozco yo esas indisposiciones…

Cogieron el saco y en tres pasos se encontraron al pie de la escalera. El soldado que estaba de guardia salio a saludar al mando y a preguntar a qué se debía la inesperada visita. Las explicaciones le metieron el miedo en el cuerpo.

-Mi sargento -protestó el militar -, ¿No podrían dejar esto para otro día que no estuviera yo de guardia?
-Vaya, otro valiente -contestó el sargento -.Ya empiezo a estar un poco harto de estas aptitudes. No me llores porque esta noche nos vamos a quedar los tres a ver qué pasa. ¡Venga! Esto tiene que estar en cinco minutos. Tomad, he traído dos linternas.

Comenzaron a subir la escalera. Ninguno de ellos quería llegar al corredor. El patio de corrala estaba tranquilo, calma chicha. El silencio se notaba espeso, pesaba e incomodaba. Se hicieron sitio delante de la puerta. El sargento giró la llave y abrió sin dificultad, arqueó las cejas en un gesto cómplice hacia los soldados. Orientaron la luz hacia el interior y distinguieron el bulto del Cristo bajo la sábana. Todo estaba en orden aparente, pero algo no encajaba. Las muletas no estaban, la zapatilla tampoco. Los haces de luz taladraban la oscuridad entre el polvo en todas direcciones pero ninguno de ellos daba ni con las muletas, ni con el calzado.

-Mi sargento, termine ya, tire el puto yeso y vámonos de aquí… ¡Las muletas no están, joder! ¡LAS ESTÁ USANDO!

El sargento rajó el saco y tiró tembloroso una capa de yeso alrededor del Cristo

-Me c* en la h* -espetó -. Cállate joder, me estás poniendo negro.

Dejó el saco en el suelo y tiró de la sabana. El miedo le paralizaba y le hacia actuar con inseguridad, la sábana se enganchó y el Cristo se mostró como un tentetieso, sin llegar a caerse, pataleando el suelo con su base haciendo un ruido intermitente. La escena pudo con los nervios de los tres de la Cruz Roja. La riada de adrenalina arrastró a uno de los soldados, que cayó escaleras abajo llegando al cuarto del practicante antes que ninguno, pero con una brecha de seis futuros puntos en la frente… Ni por asomo se quedaron allí, esa noche las heridas fueron atendidas en el servicio de Urgencias de la calle el Gobernador.

Al día siguiente, ninguno se quería mirar. Quedaba cerrar el círculo, quedaba ver qué pasó con el yeso, pero parecía que la curiosidad salió huyendo con el poco valor que les quedaba. Es mas, los tres sabían perfectamente lo que había de pasar con el yeso, y ello fue comprobado a posteriori ese mismo día, pero no por los investigadores involuntarios de la investigación. Al contar todos lo hechos en la cantina, dos soldados entrantes y un miembro de la banda subieron entrada la tarde, llaves en mano. Al abrir se encontraron con que la mancha de yeso no era virgen, en ella había marcas de calzado de pie derecho, acompañadas de sendas señales circulares de los tacos de goma de las muletas. Tanto las muletas como la zapatilla se encontraban a los pies de un bulto alargado, perfectamente cubierto con una sábana…

A partir de cerrar por última vez la puerta, nada se oyó… ni pasos, ni golpes; nada. Incluso los alambres del tendedero callaron, tal vez presintiendo la futura competencia del estruendo de las excavadoras…<<

Anuncios

3 comentarios el “Historia: LOS FANTASMAS DE LA ‘CASA DE TASTAS’ (Aranjuez)

  1. LUISA
    02/11/2011

    escabadoras??querías decir excavadoras verdad??

  2. Montxo
    06/02/2015

    Bueno, esto es viejo. Y voy a intentar escribir correctamente… Jejeje…
    No conozco la casa, pero tuve una experiencia cuando menos curiosa. En los Jardines del Príncipe, paseando un día, salía desde la Casa del Labrador hacia la calle, cuando noté que alguien estaba a mi izquierda. Miré y vi a un guarda montado en bici (¿roja? Lo he olvidado) que me habló y salimos juntos. Me enseñó un libro sobre el Camino de Santiago que estaba leyendo, pues era un hombre muy instruido y culto, ya hblaba de temas exotéricos y místicos. Al llegar a la puerta, giró hacia la izquierda, sin salir, y yo sí salí. No vi que hizo ni si se quedaba o salía. Me reuní con gente conocida, les conté lo del guarda en bici, y una mujer me dijo que era imposible, que hacía varios años que habían desaparecido, y que su padre fue uno de ellos, años atrás. Que no podía haberlo visto. O…, que era un fantasma. Al día siguiente volví, intrigado, y pregunté a un grupo de jardineras por el tal guarda, y me dijeron lo mismo, que no existían los tales guardas. Me contaron algunas leyendas, como que en tiempos no lejanos había un hombre mayor que paseaba por el parque y contaba historias a los niños, pero que había fallecido, y que podría ser él, o su espíritu. Y, caminando y pensando en lo ocurrido, de repente me detuve en un punto, delante de un almacén de jardinería, creo que era. Intrigado, miré alrededor pero no había nada extraño. Continué caminando y, al volver a pasar en sentido contrario, me volví a detener en el mismo punto. No me quise obsesionar y salí del Parque.
    No volví a entrar. No por nada, sino porque no volví a Aranjuez o, so lo he hecho, con poco tiempo.
    Pues esto es lo que hay.
    Salud.
    Montxo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 01/11/2011 por en HISTORIA y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: